James Clarence Mangan |1803-1849| Vida y obra

Vida y obra de James Mangan

James Clarence Mangan (1803-1849) el Poe irlandandes como se le ha llamado y el catolico y nacionalista que jamas obtuvo una prebenda de sus conmilitones ni siquiera despues de muerto o al menos hasta que pasaron muchos aos desde su muerte.Escribia mucho y de manera dispersa en folletos revistas y periodicos irlandeses de su tiempo casi todos de muy efimero paso. Tanto fue asi que ni siquiera los especialistas britanicos ni los especialistas irlandeses han podido fijar con exactitud cuanto y en que paginas escribia Mangan.

La edicion de 1904 de parte de su obra sobre la que se ha hecho la seleccion y traduccion de las narraciones que componen este volumen asi lo explicita en palabras del responsable de la misma D. J. O'Donoghue, autor feliz ademas de la unica biografia fiable escrita sobre Mangan The Life of Mangan. Nunca vio James Clarence Mangan editado un libro suyo pero se paso la vida su muy corta vida escribiendo sin pausa aqui y alla a cambio de unas pocas muy pocas monedas las justas para comprar algo de alcohol y bastante laudano con que espantar ese hambre que segun O'Donoghue lo tennia enteco y sonriente como quien no pisa en el mundo verdadero.

El alcohol y el laudano eran mucho mas baratos que los alimentos en aquel tiempo .James Price otro oscuro escritor irlandes de aquel tiempo amigo de Mangan le dedica un breve obituario en el que decia: Pobre Clarence tu mundo fue el de un melancolico entusiasmado! El opio te eleva por encima de la mugre y de tu vida miserable. En un fragmento de su autobiografia inacabada el propio Mangan dice: Mi adolescencia se vio perseguida por una indescriptible sensacion de espanto al que mis sentidos no podian dar forma. Un texto que los especialistas en Mangan tanto irlandeses como britanicos consideran asi de fundamental es el titulado "Una dosis de sesenta gotas de laudano"

Una dosis de sesenta gotas de Laudano

(A Sixty Drop Dose of Laudanum) autentico prontuario de su credo estetico etico y hasta literario. Una delicia en la que el mucho dolor que se desprende de los textos halla como lenitivo ese humor finisimo ese descreimiento absoluto (incluso del catolicismo y del nacionalismo irlandes) esa capacidad de ver mucho mas alla de sus propias concepciones esteticas eticas y literarias. No es ocioso por lo demas el titulo con que llama a esta suerte de dietario a contracorriente tambien de si mismo: el opio siempre lo confeso Mangan le producia tanto alivio como dolor. Pero solo en esta dosis de sesenta gotas de laudano encontro el punto medio,el equilibrio exacto para contar acerca del dolor y del placer como quien los domina a su antojo los usa a conveniencia y los expone con la frialdad necesaria para que no quemen al que desee tocarlos : siempre elegante Mangan.